El libro de la semana: La carne de Rosa Montero

LO QUIERO 🙂

La carne Rosa MonteroMariano José de Larra, uno de nuestros escritores malditos, escribió en algún momento, “Escribir en Madrid es llorar; es buscar voz sin encontrarla, como una pesadilla abrumadora y violenta”. Como maldita se ve Soledad, que a los sesenta años le ha dejado su amante, que contrata a un gigoló para darle celos, que tiene que luchar por recuperar su posición como comisaria de la exposición que prepara, que tiene tanto amor guardado en su carne que no puede dar, que le escuece.

Y con este desasosiego que va minando poco a poco, como poco a poco se van sucediendo las palabras, los encuentros, las tramas, salpicadas de excelentes pensamientos sobre el amor, un amor obsesivo y que se materializa en la carne que escuece, esa que ves en tu cuerpo, esa que no te deja olvidar.

“El amor carnal, la fiebre de la piel, esa naturaleza animal que nos salvaba de ser sólo humanos. Y el amor espiritual, todo ese cariño que ella tenía para dar, un lago de luz en las entrañas que ella sentía que aún no había podido entregar a nadie. Qué pena morir sin que le hubieran aceptado ese regalo” (p. 188-189).

Tomar el sabor y personalidad del libro es sencillo e irremediable, porque comienza como una venganza por despecho, ya que Mario deja a Soledad por su mujer embarazada, que cobrará un delicado tinte erótico y que acabará convirtiéndose en un thriller psicológico que escarbará en mente y cuerpo de Soledad, en sus fantasmas, en un sector de la sociedad cada vez más visible y numeroso, hombres y mujeres que viven solos en la edad madura.

Lo mejor de la novela no se puede desvelar, porque arruinaríamos la tensión y ritmo narrativo que ha conseguido construir Rosa Montero, pero sí que te podemos decir que por un momento te quedarás sin aliento y la novela comenzará a tomar su verdadero cuerpo y de ahí en adelante el ritmo aumenta, hasta llegar al clímax.

“Ahora que lo pensaba Soledad, casi todas las historias de sus malditos tenían que ver con la necesidad de amor, con el abismo del desamor, con la rabia y la gloria de la pasión. El amor hacía y deshacía la Historia, movilizaba las voluntades, desordenaba el mundo” (p. 130).

Llegados a este punto, podéis ya imaginaros que cuando leáis este libro leeréis un espejo que refleja amor en sus diferentes formas y demonios, como el de las enfermedades mentales, el miedo a la soledad, miedo a envejecer, miedo a morir, no encajar en tu sociedad, la maternidad, el espacio de la mujer en la sociedad… Demonios que se van a ir desgranando poco a poco y que irán acompañando a la trama.

La novela de Rosa Montero se sitúa al lado de otras obras en las que se nos habla de un amor obsesivo, que no te deja avanzar, como puede ser “Muerte en Venecia” de Thomas Mann, “Posesión” de A. S. Byatt o “Sobre héroes y tumbas” de Ernesto Sábato, como también hay óperas, como “Tristán e Isolda” de Wagner, que se menciona en la novela. “La carne”, de Rosa Montero, tiene su punto de originalidad en el punto de vista desde el que se cuenta la historia, que recae sobre todo en su protagonista, una mujer madura que tiene una espléndida figura, que es independiente e inteligente. Exploramos así un tema que ha sido aún poco tratado en la literatura y que en la vida real es también una especie de tabú, el sexo en la gente madura.

En definitiva, esta es la historia de esa carne que nace blanda y pura, que aún no ha sido vapuleada ni intoxicada con nuestros miedos y que un buen día se despierta y descubre que “la vida es un pequeño espacio de luz entre dos nostalgias: la de lo que aún no has vivido y la de lo que ya no vas a poder vivir” (p. 9), todo esto envuelto en un sutil thriller psicológico.

COMPRAR LA CARNE DE ROSA MONTERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *