Tras el personaje en Río Quibú

Hoy queremos hablaros de los personajes y protagonistas de los libros. Habréis notado que la relación que mantenemos con ellos es siempre muy intensa porque al leer nos estamos proyectando a nosotros mismos en ellos, sentimos que nosotros estamos dentro de la historia y es por eso que a lo largo de nuestra vida podemos hacer una lista de filias y fobias de personajes, pero dejemos esto para otra ocasión, ahora nos gustaría analizar más en profundidad a uno de los personajes de “Río Quibú” de Ronaldo Menéndez, se trata de El Gordo, pero antes hemos de decir que los personajes creados por Ronaldo Menéndez son poliédricos, sus matices, su saber unir en un solo personaje la perfección, los defectos, dudas y movimientos nerviosos hace que estén vivos y no sean una mera caricatura de la realidad, sino que hallamos verdad en ellos, que no son puros arquetipos.

Pero hablemos ya de El Gordo, es este un personaje secundario que sale ya al final del libro, y nos hemos fijado en él porque en su figura confluyen los dos mundos que cohabitan en la novela, el de los muertos y el de los vivos, en el espacio mítico y mágico del río Quibú. Él tiene en sus manos el poder de dar esperanza y quitártela en un segundo y lo sabe, es totalmente consciente de ello, y nos lo recordará en diferentes ocasiones desde su aparición, “todo sea por los giros de la trama” nos dice, porque él sabe que los golpes de efectos son imprescindibles, y es así como lleva su carrera de mafioso, haciéndose creador de escenas, de vida y de muerte.

Este será un personaje odiado por los actos atroces que comete, pero amado porque le da a la historia una dimensión de autenticidad y de vértigo por el desenlace de la misma.

Esperamos que disfrutéis tanto como nosotras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *